Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Adriana Seijo

Adriana Seijo

Jueves, 18 Mayo 2017 06:35

Gestión forestal sostenible

Seguramente no os habréis fijado, ya que para la gente que lo desconoce no llama la atención, pero hay infinidad de productos de distintas marcas que tienen un pequeño sello con dibujos de árboles escondido en algún lugar del envase o del propio producto: folios, sobres, muebles, cajas de galletas, tapones de corcho,bolsas de papel… Todo aquello que tenga procedencia forestal, ya sea papel o madera, es susceptible de tenerlo. Pero ¿Qué significa? 

Estos sellos son un indicador de que esos productos se han obtenido de manera responsable y provienen de una gestión forestal sostenible, es decir,  se produce una administración y uso de los bosques de manera y en tal medida que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas (Conferencia Ministerial de Helsinki, 1993).

En España existen dos tipos de certificados que garantizan esta gestión: PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification) y FSC (Forest Stewardship Council). Ambos proporcionan una norma de referencia aceptada internacionalmente a empresas del sector forestal e industrias transformadoras. Estas certificaciones constan de dos partes diferenciadas:

  • Certificación de la Gestión Forestal, es decir, fomentar el respeto al medioambiente y garantizar su conservación en la actualidad y para generaciones futuras, controlando que se cumplen unas buenas prácticas en la explotación del bosque, como pueden ser el cumplimiento de la legislación vigente, adoptar medidas para minimizar los impactos a la vegetación, evitar la aparición de plagas, mantener la zona limpia de residuos y evitar vertidos, restablecer vías afectadas, no hacer uso del trabajo forzoso ni poner en peligro la seguridad y salud de los trabajadores…
  • Certificación de la Cadena de Custodia que asegura la trazabilidad del material forestal en todo momento, desde que el árbol es talado en el bosque hasta que llega al consumidor final, pasando por todo el proceso de transformación y transporte que necesite. El nombre de Cadena de Custodia hay que entenderlo como una ruta formada por distintos eslabones en la que se controlan todos los pasos de la madera certificada proveniente de explotaciones sostenibles, si falla un eslabón se rompe la cadena.

 

Con esta certificación se logran una serie de beneficios, como pueden ser evitar la obtención de madera proveniente de fuentes ilegales o zonas en conflicto, de bosques con altos valores de conservación que estén amenazados, conversión de bosques a otros usos, plantaciones de árboles modificados genéticamente… con la mejora social y cultural que esto supone, pero además se fomenta la creación de empleo en zonas rurales, se diferencia positivamente frente a los competidores y se obtiene un valor añadido en los productos forestales, lo que proporciona beneficios a la economía local.

Para terminar, como reto os propongo que a partir de ahora os fijéis y descubráis todos los productos que cuentan con una certificación en Gestión Forestal Sostenible y desde aquí animaros a fomentar el respeto al medioambiente mediante el consumo de aquellos productos que ayuden a la gestión responsable y sostenible de nuestros bosques, frente a aquellos que no.

 

Página 2 de 2