Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Adriana Seijo

Adriana Seijo

Jueves, 16 Noviembre 2017 10:13

Fibras textiles sostenibles

La moda en su búsqueda de desafíos e innovación, pasa actualmente por ser más sostenible. La mejor forma de conseguirlo es empezando por una materia prima que, ya sea en su obtención como en su transformación, genere menor impacto.

Para empezar, vamos a distinguir entre los diferentes tipos de fibras usadas para la fabricación de tejidos. Éstas pueden ser naturales, artificiales o sintéticas.

Las naturales (vegetal o animal) son fragmentos, hilos o pelos que se pueden hilar y cuyo origen proviene directamente del medio natural. Las artificiales son aquellas manufacturadas a partir de materia prima natural, como la celulosa o la proteína animal o vegetal. Y por último las sintéticas provienen de productos derivados del petróleo.

Actualmente la tipología más consumida es la de fibras sintéticas, ya que permiten una producción en grandes cantidades y se pueden mejorar y adaptar a los usos y necesidades de cada momento. Pero si lo que nos preocupa es el medioambiente, la opción de aquellas conseguidas de forma natural se presenta como más sostenible. Esto es debido a que son un recurso renovable y el reciclaje es mucho más sencillo, además la producción industrial requiere un mayor consumo de energía y emite mayor cantidad dióxido de carbono (mientras que los vegetales lo absorben).

Fibras textiles 02

Ahora bien, si lo que nos interesa es elegir aquellos productos con un sello o certificación que nos indique su respeto por el medioambiente, nos podemos encontrar:

  • PEFC/FSC: Para fibras de celulosa procedentes de bosques certificados. El proceso que siguen comienza con la obtención de astillas de madera procedente de bosques certificados para posteriormente convertirlas en pulpa de celulosa a partir de la cual se hace el hilo y el tejido. Este proceso consume hasta 60 veces menos cantidad de agua que la misma producción de tejidos de algodón.
    Además dentro del sector de la moda, esta certificación puede incluir no sólo productos textiles sino también bolsas de papel, muy utilizadas en este sector.
  • Made in Green: Se trata de un sello verde creado por AITEX (Asociación de Investigación de la Industria Textil) que acredita que los productos textiles son ecológicos y socialmente responsables. Es un sello que certifica que en toda la trazabilidad del producto, éste ha sido fabricado en centros de producción donde se respeta el medio ambiente y los derechos universales de los trabajadores. Se basa en tres pilares: Ausencia de residuos en el producto, sistema de producción ecológico (industria con alguna certificación ambiental: ISO 14001, EMAS, Öko-Tex standard 1000 o equivalente), responsabilidad social (la empresa ha de tener implantado y auditado un código de conducta de respeto a los derechos humanos y a los derechos universales de los trabajadores). Sin embargo, no indica que la fibra provenga de la agricultura ecológica.
  • GOTS: Las Normas Téxtiles Orgánicas Globales aseguran la producción orgánica de los productos textiles desde la obtención de la materia prima, a través de una producción responsable con el medio ambiente y el medio social, hasta el correcto etiquetado, a fin de que el producto final ofrezca al consumidor la necesaria seguridad y credibilidad. La producción de fibra vegetal orgánica (p.ej. algodón) no está directamente cubierta por el sistema de certificación GOTS ya que GOTS no fija normas para los cultivos vegetales orgánicos.

Con todo esto quiero dar a conocer que respetar el medioambiente es posible en todos los ámbitos de nuestra vida y siempre tendremos una opción de productos más sostenibles.

 

Fuentes:

Gabriel Farias Iribarren

PEFC

Planeta Moda

Global Standard

Jueves, 26 Octubre 2017 07:55

¿Y después de los incendios?

Desgraciadamente, en Galicia tenemos mucho que recuperar tras el trágico fin de semana de incendios que asoló gran parte de superficie de nuestra comunidad recientemente. Pero es importante no actuar de manera precipitada a la hora de restaurar el paisaje y hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • La mayor parte del monte en Galicia es privado, por lo que antes de actuar deberíamos ponernos en contacto con los propietarios para obtener su permiso.
  • Hay que identificar la gravedad y actuar primero en zonas de mayor pendiente, cerca de los cursos de agua y en zonas más castigadas por el incendio. Las zonas más afectadas serán aquellas en las que el suelo está cubierto únicamente por cenizas. En caso de encontrarnos con hojas chamuscadas o el suelo sin quemar significa que la intensidad es menor y todavía se conservan semillas de las que pueden brotar las plantas.
  • Evitar la siembra indiscriminada de semillas, en muchos casos es difícil saber exactamente cuáles son las especies autóctonas que había en ese lugar y mucho más saber si las semillas se corresponden correctamente y no incluyen especies invasoras.Además, si el suelo está muy castigado, no se conseguirá crear una cubierta vegetal antes de las lluvias. También se desaconseja la siembra de especies usadas en prados y campos de hierba, ya que aunque su crecimiento es más rápido, en muchos casos son especies de carácter invasor que más adelante impedirán el crecimiento de especies autóctonas. Pese a que es más lenta, la recuperación natural en muchos casos es la mejor opción ya que, entre otras muchas ventajas, proporciona mayor diversidad.

 

Despues incendios 01

 

  • Es mejor no pisar los terrenos quemados ya que se pueden causar daños a los mismos como son la compactación, dificultando el crecimiento de nuevas plantas o acelerar la erosión, por lo que se debería evitar en la medida de lo posible el uso de maquinaria pesada. Por este motivo también se aconseja que en caso de que sea necesario ir a un monte quemado, utilizar siempre caminos y sendas forestales.
  • No realizar sacas de madera de forma muy abusiva ni cortar árboles o romper ramas ya que retienen grandes cantidades de suelo, favoreciendo la erosión.
  • Dejar los restos forestales perpendiculares a la pendiente, lo que disminuye la pérdida de suelo por escorrentía.
  • Poner filtros vegetales (restos de podas, broza) cerca de los cauces de los ríos para frenar los arrastres del suelo e imposibilitar la contaminación de las aguas.
  • Repartir paja en zonas sensibles, como pueden ser aquellas de gran pendiente o donde haya cursos de agua, que por una parte aportan materia orgánica al suelo y por otra evitan la pérdida de suelo por la acción erosiva de las lluvias.

Recordad que lo importante es la prevención de los incendios, pero si por cualquier causa llegan a suceder, es mejor dejar la recuperación en manos de profesionales y técnicos especializados. No todos los suelos quemados son iguales y no sirven las mismas medidas para todos. Como apunta la Sociedad Gallega de Historia Natural: una buena intención no tiene por qué dar lugar a buenos resultados.

Fuentes:

SGHN

ADEGA

Amigos da Terra

 

Martes, 26 Septiembre 2017 08:55

Las plagas forestales

Actualmente las masas forestales de todo el mundo tienen que enfrentarse a la aparición de plagas, la mayoría de las veces debido a la acción del ser humano.
A continuación vamos a conocer un poco más sobre ellas.

 

¿Qué son?

Una plaga forestal es la aparición masiva y repentina de cualquier organismo vivo que puede causar graves daños a poblaciones vegetales, ya sean plantas, árboles o bosques o incluso productos forestales. Tales organismos pueden ser insectos, arañas, nematodos, hongos, bacterias, virus, malas hierbas, mamíferos y otro tipo de vida silvestre, así como plantas parásitas.

Los daños causados por las plagas pueden degradar el hábitat silvestre, reduciendo así la biodiversidad local, y pueden tener además efectos negativos importantes en valores recreativos, estéticos y socioculturales.

 

Tipos de plagas

Las plagas más comunes son debidas a la acción de invertebrados y se pueden descomponer en tres tipos:

  • Defoliadores: son aquellos que se alimentan de las partes suaves de las hojas.
  • Barrenadores: son aquellos que cuando son larvas devoran la madera excavando galerías dentro del tronco o bajo la corteza. La mayoría de los barrenadores agreden a los árboles que han sido afectados por malas prácticas en su cuidado.
  • Descortezadores: Son aquellos que se alimentan del tejido vital a partir del cual crecen los árboles. La actividad de estos insectos-plaga conlleva el desprendimiento de la corteza del árbol, que conlleva consecuencias como: desecación, exposición a patógenos, heridas, debilidad, etc.

Según su procedencia se pueden clasificar en:

  • Nativas: Aparecen de forma natural y no son preocupantes a no ser que alcancen un nivel dañino.
  • No nativas o invasoras: Son especies procedentes de otros hábitats. Al llegar a estos nuevos ecosistemas puede que no tengan depredadores que ayuden a mantener el equilibrio, por lo que su introducción puede causar daños socioculturales, económicos y ambientales.

Plagas forestales 02

¿A qué se deben?

Como comentaba anteriormente, el ser humano propicia en gran medida la aparición de plagas, destacando entre otras:

  • Cambio climático: Entre las consecuencias del cambio climático destacan la modificación de las temperaturas, la humedad y la composición de gases de la atmósfera, lo que puede favorecer el crecimiento de hongos e insectos al verse mejoradas sus condiciones de habitabilidad.
  • Comercio internacional: el aumento de las relaciones comerciales entre las diferentes partes del mundo, así como su velocidad de transporte, permite trasladar de forma involuntaria seres vivos que colonizan nuevos ecosistemas desprovistos de mecanismos de atenuación y con climatología óptima, por lo que la propagación es exponencial causando grandes daños a la vegetación indefensa.
  • Monocultivos: la falta de diversificación permite una rápida dispersión de los organismos causantes de la plaga, por lo que resulta más complicado controlar la misma.

 

Procedimientos contra plagas

Algunas buenas prácticas en diferentes ámbitos del sector forestal pueden disminuir la presencia y propagación de plagas:

  • Prevención: Constituye la primera línea defensiva contra la proliferación descontrolada de organismos. Se puede llevar a cabo mediante prácticas naturales de regeneración y plantación o programas de selección y mejora de las especies forestales.
  • Descubrimiento y evaluación: En el caso de que la plaga llegue a aparecer, la observación temprana y el seguimiento permite saber dónde y cuándo tomar medidas, así como una extinción rápida y eficaz.
  • Erradicación: Se busca eliminar las plagas, siempre que sea posible, mediante control biológico u otros métodos sostenibles, frente al uso de productos químicos.

 

Fuentes:

FAO

IDFORESTAL

MAPAMA

Miércoles, 30 Agosto 2017 12:43

Bosques urbanos

Siguiendo con el tema de un blog anterior sobre la importancia de los bosques frente al cambio climático, hoy os quería hablar sobre los bosques urbanos.

Los bosques urbanos, como su nombre indica, son masas forestales que se encuentran en el interior de las ciudades, diferenciándolos de los parques en el menor nivel de influencia que ejerce el ser humano sobre ellos. Estos bosques proporcionan una serie de beneficios como pueden ser:

  • Creación de microclimas. Generalmente en las ciudades se crean islas de calor, es decir, el pavimento almacena calor lo que causa un aumento de la temperatura en las zonas urbanas que puede ser varios grados superior a zonas de campo contiguas. Los árboles reflejan más la radiación, por lo que se consigue que la temperatura no se eleve excesivamente, además de producir sombra. Por otro lado, se obtiene una humidificación del ambiente mediante la evapotranspiración, que es el intercambio de agua del suelo al aire a través de la planta.
  • Filtros de aire. La contaminación atmosférica es un problema que presentan la mayoría de las grandes ciudades. Las masas forestales actúan como fijadores de dióxido de carbono y liberan oxígeno, purificando el aire. Y no solo gases contaminantes, sino también partículas en suspensión.
  • Reducción de la contaminación acústica. Las hojas y las ramas de árboles y arbustos reducen el ruido transmitido disipándolo, mientras que el suelo lo absorbe.
  • Reducción de la erosión. Las plantas retienen y reducen el flujo de precipitación que llega al suelo, por lo que disminuyen la velocidad y el volumen de escorrentía, así como los daños producidos por inundaciones.
  • Aprovechamiento de recursos. Por un lado las podas, que se invierten en producción de biomasa y por otro lado, se pueden obtener frutos en ciertas especies arbóreas.
  • Incremento de la biodiversidad de flora y fauna. La existencia de árboles y arbustos favorece la llegada de infinidad de fauna, tanto insectos como aves o pequeños mamíferos, que a su vez, ayudan a la maduración del bosque y a la aparición de nuevas especies vegetales.
  • Bienestar para las personas. No hay que olvidarse de que los parques urbanos afectan directamente a la salud y el bienestar de quienes los visitan o viven en sus alrededores y son lugares de recreo excelentes para la actividad física y la relajación.

Bosques Urbanos 

 

Y ¿en qué situación estamos en relación a los bosques urbanos en la actualidad?

En los últimos años se está desarrollando el proyecto Quick Urban Forestation Life+ que busca promover la reforestación en las ciudades del sur de Europa (municipios con condiciones áridas, rodeados por zonas industriales o contaminadas o de suelos pobres, sin apenas vegetación, muchas veces ubicadas en valles que afectan a la renovación del aire y con una población que tiende a desplazarse los fines de semana hacia otros lugares con mejores condiciones). Para ello se ha creado un prototipo en la ciudad de Valladolid para estudiar las técnicas que permitan un menor riego.

En otras ciudades del mundo se está optando por jardines y bosques verticales, un diseño del arquitecto italiano Stefano Boeri que, mediante la combinación de arquitectura y sostenibilidad, permiten a las especies vegetales crecer a lo largo de la fachada de los edificios.

Para concluir, decir que es muy importante no perder el contacto con los bosques y si la migración a las ciudades es inevitable, debemos buscar formas alternativas para acercar las masas arbóreas a las mismas, con todos los beneficios que eso conlleva.

 

 Fuentes:

 revistaciencia

www.quickurbanforest

hundredrooms

Se ha publicado recientemente el decreto por el que se crea la Axencia Galega da Industria Forestal, organismo dependiente de la Consellería de Economía, Emprego e Industria de la Xunta de Galicia.

Su objetivo fundamental radica en impulsar la actividad económica asociada al sector forestal, mejorando la competitividad y fomentando la innovación en las empresas y centros de investigación.

Estas acciones se encaminan a consolidar el sector forestal como un sector estratégico de la economía gallega a través del incremento del valor de los productos, el fomento del empleo de calidad y el impulso a la innovación y la presencia en nuevos mercados.

Las actuaciones de la agencia irán dirigidas a pequeñas y medianas empresas, desde la explotación forestal (corta, silvicultura…) a la primera (aserraderos) y segunda transformación (carpintería, embalajes…), dando así respuesta a las necesidades de un sector que factura alrededor de 2000 millones de euros y compuesta por 3000 empresas; así como a las entidades públicas de investigación en la materia.

 Entre las competencias y funciones de la Agencia se recogen:

  • Fomento y desenvolvimiento de programas de asesoramiento y actividades científicas
  • Participación en instituciones y foros a nivel nacional e internacional
  • Formación y reciclaje profesional
  • Colaboración con centros de investigación públicos
  • Gestión de subvenciones y diseño de programas de captación de fondos
  • Apoyo a la creación de nuevas empresas del ámbito
Lunes, 31 Julio 2017 09:31

Ayudas a Planes de innovación

La Agencia Gallega de Innovación (GAIN) impulsa planes de innovación dentro del programa InnovaPEME mediante ayudas a fondo perdido del 50% de los costes de implementación del plan.

Beneficiarios: microempresas, pequeñas y medianas empresas con domicilio social o centro de trabajo en Galicia.

Objeto: concesión de ayudas para financiación de actividades integradas en Planes de Innovación que les permita sistematizar los procesos de innovación de la empresa, dentro de alguna de estas actividades:

  • Actividades específicas de innovación
  • Innovación en materia de procesos
  • Innovación en materia de organización

Cuantía: 50% de los costes de implementación del plan (base elegible mínima de 100.000 € y máxima de 300.000 €)

Característica destacable: concurrencia competitiva

Plazo de solicitud: hasta el 24 de Septiembre de 2017


En OKO consultoría gestionamos este tipo de ayudas. Para cualquier información adicional, no dude en llamarnos.

El otro día hablando con una amiga me dijo que si no le funcionan bien las cosas en el trabajo se vuelve para el pueblo y monta una tienda de productos ecológicos, que últimamente la sociedad está muy interesada en ellos. Eso me hizo recapacitar en cómo van evolucionando los gustos de las personas a lo largo del tiempo y como uno se plantea el cambio de consumir un producto ecológico en lugar de un producto económico.

Según un análisis realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, desde los años noventa, la evolución de la producción ecológica ha ido aumentando, no sólo por la superficie dedicada a estos productos, sino también el número de productores. Esto es debido a la preocupación por la salud, ya que es más sana y sabrosa, no contiene pesticidas, aditivos ni antibióticos, pero además contribuye al desarrollo de las zonas rurales, procede de una producción sostenible, evita la contaminación y favorece la diversidad... en definitiva, es respetuosa y sostenible con el medioambiente.

Si extrapolamos esta preocupación por el respeto al medio ambiente a nivel general, eso incluye no solo una alimentación basada en productos ecológicos, sino también un consumo de productos que, en la medida de lo posible, tengan menor impacto en los ecosistemas. Por ello, la evolución de productos forestales certificados también ha crecido considerablemente en los últimos años.

EvolProdForestales2

Según datos de PEFC España, la superficie certificada en PEFC en el mundo ha pasado de 237 millones de hectáreas en el año 2013 a 302 millones de hectáreas en el año 2016. Si nos centramos en el caso de España, se ha elevado en casi medio millón de hectáreas en los últimos 5 años, siendo la superficie certificada PEFC en abril de 2017 de algo más de dos millones de hectáreas, de las cuales en Galicia contamos con 160.220 Ha certificadas PEFC. Esto supone un 10,8% de superficie certificada frente al total de masa forestal de nuestra comunidad. Algo más baja es la superficie certificada FSC, donde apenas llega al 2%. Pero ambas presentan aumento considerable en los últimos años, por lo que se demuestra un esfuerzo y preocupación por nuestros montes y el medioambiente.

Analizando el número de certificados PEFC emitidos en cadena de custodia, también se observa que ha ido aumentando en los últimos cinco años, tanto a nivel mundial como en España. En nuestro país se ha pasado de casi 600 certificados a algo más de 840 que se obtuvieron en 2017. Si nos centramos en nuestra comunidad, el número de certificados se encuentra muy por encima del resto de comunidades autónomas, llegando a 220 certificados en el año 2017, lo que supone una cuarta parte del número de certificados de toda España. La mayor parte de los certificados PEFC los obtienen empresas de madera y construcción, seguido de empresas de aserradero y rematantes. Ambos sectores también han aumentado el número de certificados en los últimos años, cosa que no sucede con otras empresas como por ejemplo las de pasta y papel, que apenas han variado en los últimos años. Mientras que en certificados FSC, en vez de aserraderos y rematantes, la mayoría de empresas son de artes gráficas, destacando también el sector de madera para mobiliario y construcción.

Viendo esta evolución, se puede pensar que la sociedad está cada vez más concienciada en el consumo de productos que respeten en la medida de lo posible el medioambiente, ya sean alimentos, productos ecológicos o sostenibles.

Fuentes:
PEFC
MAPAMA

Miércoles, 28 Junio 2017 14:04

Incendios forestales

Ya nos encontramos de lleno en la época de los incendios forestales pese a que estos ya iniciaron hace varios meses. Galicia tradicionalmente sufre todos los veranos un gran daño a causa de los incendios, pero ¿por qué?

Nuestra comunidad cuenta con una amplia superficie de masas forestales y en los últimos años las sequías y las olas de calor son más habituales y largas, sobre todo en zonas del interior, por lo que esa falta de humedad favorece considerablemente el riesgo de incendios. Y en concreto este año está batiendo todos los records desde que se tienen registros en cuanto a la escasez de precipitaciones y temperatura media mensual. Los períodos prolongados de sequía facilitan en gran medida la propagación de incendios por la falta de humedad. Si a eso se le añade unas condiciones de viento (no necesariamente muy elevado) hace casi imposible el control inmediato del incendio.

Por otro lado, el abandono del rural hacia las grandes ciudades hace que los montes se encuentren desatendidos, presentando gran cantidad de maleza que favorece la propagación del fuego. Y lo mismo sucede con los caminos forestales, la falta de uso conlleva su pérdida, y con ella la función de cortafuegos.

El uso tradicional del fuego en quemas agrícolas para obtener pastos está muy extendido en nuestra comunidad pero supone una práctica con un riesgo elevado de perder el control y que las llamas se propaguen.

En muchas ocasiones, llama la atención que se inicie un fuego a la vez en diferentes puntos. En estos casos suele ser producido por intereses económicos, bien para las industrias transformadoras, bien para los equipos de extinción o bien para recalificar los terrenos.

  • En las industrias transformadoras: Galicia posee un poderoso sector forestal y en muchas ocasiones pueden aprovechar la madera quemada obteniéndola a un precio mucho más reducido.
  • En los equipos de extinción: El personal y maquinaria que colabora en las tareas de extinción en muchas ocasiones es contratado solamente si hay incendios, por lo que provocar incendios es una forma rápida de asegurarse un puesto de trabajo.
  • Recalificación: en ocasiones tras los incendios cambian los usos del suelo, al no haber ecosistema que proteger, permitiendo a inmobiliarias y especuladores aprovechar un vacío legal y cambiar el monte por una urbanización, un polígono industrial o una explotación agropecuaria.

Otra de las causas puede ser imprudencias, como tirar una colilla, no apagar bien un fuego al hacer comida en un bosque… Ésta no suele ser la principal causa pero es fácil de evitar prestando un poco de atención a lo que se está haciendo

Y por último las causas naturales como la caída de un rayo en tormentas de verano.

 incendios2

Ahora bien, ¿qué debemos hacer para evitar o disminuir la afección provocada por los incendios forestales?

Lo primero es usar el sentido común. Obtener siempre permiso para realizar quemas controladas, respetando las épocas de alto riesgo y siguiendo las medidas indicadas por la Xunta para las mismas; no tirar colillas encendidas ni hacer barbacoas en lugares inadecuados; avisar cuanto antes ante la sospecha de incendio, la detección a tiempo es muy importante.

Pero el mayor responsable a la hora de evitar incendios es la Administración. Está en sus manos evitar que se saque provecho de los montes quedamos. Debe controlar a donde va a parar la madera quemada y si se cambia el uso del suelo tras el incendio. Evitar contratos temporales sólo cuando hay incendios y aprovechar las cuadrillas para mantener los caminos forestales y montes limpios cuando no los haya.

Lunes, 05 Junio 2017 14:57

LOS BOSQUES Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Últimamente sale mucho el tema en conversaciones triviales del calor que hace y lo poco que ha llovido este año en Galicia, cuando estamos acostumbrados a que sea precisamente al contrario. Y la verdad es que es así, pero no hay que considerarlo como un tema trivial y debería dársele la importancia que se merece.


Por todos es bien conocido el calentamiento global en el que se encuentra inmerso el planeta en la actualidad. Desde hace años se tiene constancia de que las temperaturas están aumentando debido a la acción del ser humano y no es sólo un ciclo natural de fluctuaciones climáticas. El uso descontrolado de combustibles fósiles (carbón, petróleo,…) causa elevadas emisiones de dióxido de carbono (CO2), que produce el conocido efecto invernadero. Pero, además de la emisión de gases, los niveles de CO2 se han incrementado debido a la deforestación de bosques en todo el mundo.


Las masas forestales juegan un papel muy importante a la hora de tomar medidas frente al efecto invernadero, ya que actúan como sumideros de CO2 pero además ofrecen otra serie de ventajas como pueden ser: protección frente a la erosión, control del ciclo hídrico, conservación de la biodiversidad,…


Por todo esto, es fundamental la conservación de los bosques evitando una deforestación descontrolada y adaptándola al aumento general de las temperaturas en el que nos encontramos, para adelantarse al impacto previsible que éste causa:

  • La pérdida de vegetación conlleva a una mayor evaporación, por lo que se reduce la disponibilidad hídrica.
  • Esta pérdida de masas forestales también produce una mayor erosión, por lo que disminuye la capacidad de infiltración y las avenidas causadas por la lluvia se hacen más torrenciales.
  • Los incendios forestales son más virulentos debido al menor nivel de humedad en el suelo y en el ambiente, así como a las mayores temperaturas.
  • Aparecen nuevas plagas y enfermedades en las masas forestales, ya que el clima, las temperaturas y las precipitaciones afectan en gran medida al desarrollo, reproducción y supervivencia de los organismos que las producen.
  • Se producen cambios en la época de floración y renovación de las hojas causados por la pérdida de las estaciones y condiciones climáticas más extremas.

803

En este sentido, la gestión forestal sostenible es acorde con la mitigación del cambio climático ya que gracias a ella las explotaciones forestales pueden adaptarse a las circunstancias cambiantes, por lo que deberá fomentarse en la medida de lo posible. Los gestores forestales deberán incorporar el cambio climático en su planificación y, por lo tanto, ajustar sus prácticas de gestión a fin de reducir la vulnerabilidad y facilitar la adaptación al aumento de la temperatura media mundial y las condiciones climáticas extremas.


Como conclusión destacar que es necesario tener en cuenta la importancia de los bosques a la hora de luchar contra el cambio climático, no solo a nivel gubernamental, orientando las políticas de ordenación forestal que logren adaptar de las masas forestales a la climática actual y futura, así como medidas para disminuir los niveles de dióxido de carbono, sino también a nivel particular llevando a cabo todo lo que esté en nuestras manos para no comprometer la supervivencia de generaciones futuras.

Fuente:

 

Domingo, 21 Mayo 2017 08:56

Informes Motivados

El próximo mes de Julio será el último en el que las organizaciones que hayan invertido en I+D+i a lo largo de 2016, puedan solicitar el Informe Motivado de cara a tener seguridad jurídica en la deducción de estos gastos en su Impuesto de Sociedades.


Dada la facilidad con que la aplicación a través de la que se solicitan estos informes se “cuelga”, es conveniente que la realización de la instancia de solicitud se vaya planteando dentro de dichas organizaciones.


También es necesario recordar que este año, el Ministerio tiene previsto acortar los plazos para la presentación telemática del Informe Técnico Conclusivo emitido por la entidad acreditada a tales efectos, así que más razones para ir pensando en iniciar estos trabajos.

Página 1 de 2