Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Jueves, 23 Noviembre 2017 10:00

Gestión de la Calidad Total

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En esta entrada os voy a hablar de la Gestión de la Calidad Total (TQM, del inglés Total Quality Management), que no es más que una estrategia organizacional que tiene como objetivo la creación de conciencia de calidad en todos los integrantes de una empresa. Esto es, se busca que la calidad no sea responsabilidad de un departamento en concreto, sino que se hace partícipe de la misma a todos los integrantes de la organización en todas las actividades que se desarrollan.

De esta forma, la Calidad Total no sólo afecta a la calidad final del producto o servicio que se ofrece al cliente, sino que reconoce que los procesos y sistemas empleados para llegar a los mismos también deben ser de calidad.

Los factores que llevan a la empresa a desarrollar una calidad total son:

  • La satisfacción de los clientes: los clientes son la razón de ser de la empresa. De forma general, se consideraba a los mismos como receptores pasivos pero, mediante la calidad total, se pretende dar un giro a este enfoque y colocar al cliente como punto central, recabando información para la mejora continua del producto o servicio (calidad acorde a lo esperado, eficiencia en la forma de entrega o precio…).
  • La gestión de los procesos: los procesos son aquellas actividades relacionadas con el producto o servicio, ya sean internas o externas. Cada proceso posee entradas (materia prima, información…), personas y recursos asociados y salidas o resultados. La calidad total se centra en la planificación de los procesos (registro y control de las diferentes etapas del proceso) y la mejora continua de los mismos, ya que en un entorno de cambio constante se necesita proporcionar respuestas eficientes e incurrir en la mínima cantidad de errores posible (optimización).
  • La toma de decisiones basada en hechos: con lo que será posible medir los resultados de los procesos y evaluar el grado de cumplimiento de los mismos.
  • El desarrollo de los RRHH: los trabajadores son esenciales en los procesos de producción. Es necesario que el personal conozca el negocio y cuales son los objetivos que se pretende conseguir. La organización debe aprovechar los conocimientos, habilidades y experiencia de sus empleados para fomentar el cambio y la aportación de soluciones.Para ello es fundamental invertir en formación y capacitación.
  • La gestión participativa: se deben asignar responsabilidades, motivar a los trabajadores, delegar competencias, aceptar críticas y tratar las sugerencias de una forma adecuada y favorable. La participación de cada persona dentro de la empresa en la búsqueda de soluciones conducirá a otras acciones que fomenten la interacción con los clientes y demás partes interesadas.
  • La calidad documentada: es esencial planificar y formalizar los procesos y las acciones, así como tener esta información documentada y facilitar el acceso a la misma para su consulta.

 

Fuentes:

Heflo

Gestion.org

Revista digital Inesem

 

Visto 172 veces Modificado por última vez en Miércoles, 22 Noviembre 2017 12:54
Más en esta categoría: « Responsabilidad Social

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.